FM DXing (Banda 2 VHF)

¡Página en desarrollo! · Blogger at work…

Introducción
En las atribuciones de banda hay una parte del espectro radioeléctrico reservado para los servicios de radiodifusión en VHF (Bandas 2 y 4) que en Europa aún se divide en dos tramos: la FM comercial (de 87’5 a 108’0 MHz) y la banda OIRT (de 65’8 a 74’0 MHz). Al escribir estas líneas (mayo de 2020), los países que aún utilizan la banda OIRT son: Rusia (incluida Kaliningrado), Bielorrusia, Moldavia, Ucrania y Turkmenistán. Son los últimos de una banda de radiodifusión que tuvo su esplendor bajo el comunismo de la Unión Soviética. El modo de emisión de la señal es en FM ancha (BFM) y el tipo de emisión F8E y F8H. El diexismo en dichas bandas se conoce como DX en la banda de radiodifusión de FM, o de manera más abreviada, DX de FM o FM DXing (término en inglés).

Propagación
La propagación es el conjunto de fenómenos físicos que permiten a una onda conducirse o «viajar» a través de substancias y materiales. En el vacío las señales de radio viajan en línea recta a la velocidad de la luz (siguiendo las leyes físicas de las ondas electromagnéticas). Con algunos «peros» esto también vale para la atmósfera (que -recordemos- no está vacía). Ello supone que una señal de radio de una emisora de FM saldría de su antena emisora y se recibiría perfectamente hasta que dejásemos de ver el transmisor. Por eso al ascender un puerto de montaña escuchamos emisoras más lejanas, ya que al subir el horizonte se amplía sin que lo oculten los accidentes orográficos cercanos.

Afortunadamente existen muchos «peros» que nos permiten esquivar la anterior afirmación y añadir otra igualmente cierta: «Las señales de radio en la banda de FM se pueden escuchar a cientos e incluso miles de kilómetros de distancia aunque el transmisor y la antena receptora no se vean». ¿Es eso posible? Lo es gracias a la propagación, nuestra más fiel aliada en la práctica del diexismo. Existen diversos tipos de propagación en esta banda de radiodifusión, pero ¿cuáles son?

1. Onda terrestre / Onda directa
Nos permite escuchar las emisoras de FM cercanas o habituales con una magnífica calidad. El emisor y la antena receptora han de verse el uno al otro, aunque la onda se curva ligeramente llegando un poco más allá (1/4 más de la distancia entre ambos) debido a la esfericidad de la Tierra. Las señales son fuertes, estables, continuas y fiables.

Ejemplo de Onda terrestre: 107,8 MHz Valle de Buelna FM (Emisora local en Cantabria).

2. Dispersión troposférica / Tropo Scatter
Permite escuchar señales con cierta regularidad, aún estando el emisor fuera de su área de servicio. Se forma al incidir las ondas en las anomalías físicas (variaciones de los índices de humedad, de temperatura, fuertes vientos, capas de diferente densidad, materiales en suspensión, etc…) próximas a la tropopausa (límite superior de la troposfera), rebotando y dispersándose. El área de incidencia es la «Zona de confluencia», donde convergen las ondas del emisor y la «ventana» de recepción. Las señales recibidas, aún siendo especulares son irregulares, por tanto algo fluctuantes y de calidad variable.

Ejemplo de Tropo Scatter: 89,7 MHz France Inter (Bordeaux · 6’3 kw) a 324 km del QTH.